« 
    
Muestra audiográfica con entrada  libre durante los días 2, 9 y 16 de octubre 19:00 horas  |   Programación sujeta a cambios  |  MUSEO DE ARTE CARRILLO GIL | Av.  Revolución 1608, San Ángel, C.P. 01000, México, D.F.
Previous Next
  
  
  

La aparición de lo visible en el sonido del espacio:

Audiografía - Panoram New Wave Soundies

  
  
  
  
  

veo oigo toco

  

los ojos transforman lo que miran

  

el tiempo transforma la mirada

  

entre mis manos una malla se enciende

  

como una brasa instantánea

  

conoces la realidad al transformarla

    

Francisco Serrano/Arnaldo Coen, In/cubaciones.

Poema progresivo, 1981. (Fragmento indeterminado)

  
  
  
  

Un suceso. Una explosión de sonido. Una saturación de imagen. Un espacio. En la presente iniciativa, Audiografía – Panoram New Wave Soundies, el artista sonoro Alejandro Casales hace un tributo a prácticas experimentales interdisciplinarias que han emergido desde la segunda mitad del siglo veinte hasta la actualidad.

  

Aunque muchas de estas prácticas han sido consideradas como pertenecientes a la “vanguardia” (o avant-garde), es importante recalcar que estas categorias se tornan ineficientes ya que no contienen parámetros homogéneos que las caractericen—ni en el ámbito estético, ni mucho menos en el político. Sin embargo, podríamos decir que uno de los impulsos creativos que permanece en el centro de estas prácticas es un espíritu de innovación continua.De esta manera, los sonidos o estímulos visuales se resisten a ser contenidos en parámetros establecidos y a la vez transgreden las nociones tradicionales de tiempo, estructura y dirección.

  

En la selección de títulos que se incluyen en esta muestra audio-visual encontramos, en su mayoría, autorías provenientes del continente americano que abarcan más de medio siglo. Algunas pertenecen a las llamadas grafías musicales, donde el compositor se convierte en inventor de signos visuales que llevan al intérprete a emitir respuestas sonoras. En este proceso, el resultado auditivo no es parámetro de reconocimiento de la obra, sino el producto de co-creación. Tanto Treatise (1963-67), del inglés Cornelius Cardew y Digital Sensations (2007) de Scott Wollschleger son muestras de la notación gráfica que hace posible innumerables realizaciones sonoras a un estímulo visual. Otras de las obras aquí incluidas se centran en la manipulación del sonido a través de medios electrónicos.

  

Desde la obra del chileno-israelí Leon Schidlowsky, Nacimiento (1956)—considerada una de las primeras obras electroacústicas de Latinoamérica, hasta las sesiones de improvisación colectiva del grupo mexicano radiador, esta muestra abre un espacio donde el presente transforma al pasado y configura su futuro. La audiencia es guiada por el estímulo visual de Rainer Wehinger que surge a partir del collage de “átomos sonoros” del húngaro György Ligeti (Artikulation, 1958/1970); es invitada a reconocerse en los gestos teátricos y extremadamente virtuosos de la norteamericana Cathy Berberian (Stripsody, 1966)—la única mujer dentro de esta selección, sumergirse en una autoreflexión del acto de escuchar a través de los paisajes sonoros del canadiense R. Murray Shafer, encontrarse en el universo resonante de los computacionales del norteamericano Phil Winsor, atravesar los niveles espaciales de sonido electrónico de la obra del argentino Horacio Vaggione (Schall, 1994), y conocer las propuestas más recientes de artistas sonoros mexicanos (Alejandro Casales, Francisco Eme, Alberto Cerro, Jaime Alonso Lobato Cardoso y Fernando Lomelí).

  

Si bien se podría decir que las prácticas experimentales basadas en musique concrète, música electrónica, procesos graduales de sonidos, aleatorismo, e improvisación colectiva ya son parte de la historia de la música del siglo XX, éstas todavía se encuentran al margen de cualquier currículum educativo. Por esta razón, la dimensión pedagógica de la presente propuesta de Casales se torna indispensable para el replanteamiento de la vigencia y singularidad de estas prácticas dentro del ámbito artístico-social actual.

  

Considero oportuno concluir con el reto que presentó John Cage al escuchar en su ensayo titulado “Música Experimental” de 1957: “Nueva música: nueva audición. No un intento de entender algo que se dice, porque, si algo se dijese, los sonidos tendrían forma de palabras. Sólo una atención a la actividad de los sonidos.” Audiografía – Panoram New Wave Soundies no solo extiende una propuesta para una nueva audición, sino también una invitación a la audiencia a experimentar la aparición de lo visible en el sonido del espacio.

  
  

Dr. Ana R. Alonso Minutti

Musicóloga en la Universidad de Nuevo México. Albuquerque, E.U.A. Septiembre 2013